lunes, 29 de enero de 2018

Reseña: Hija única

Hija única
Anna Snoekstra
Suma de letras
A sus dieciséis años, Rebecca Winter estaba disfrutando del mejor verano de su vida: ganaba algún dinero en un restaurante, tonteaba con un chico mayor y compartía confidencias con su mejor amiga. Hasta que empezaron a sucederle cosas extrañas, como notar una presencia en su dormitorio o sentirse observada. Pese a todo, Bec no fue consciente de lo que le iba a ocurrir... hasta que un día se esfumó sin dejar rastro.
Más de una década después, una joven asegura ante la policía ser la Bec desaparecida y pronto se encuentra viviendo su vida. Abrazando a sus padres. Aprendiendo los nombres de sus amigos. Jugando con sus hermanos pequeños. Pero quizá ni la acogedora familia ni los entusiasmados amigos de Bec sean lo que parecen. Porque mientras comienza a sumergirse en la personalidad de la auténtica Rebecca Winter, la impostora descubre que quien la hizo desaparecer aún anda suelto. Y ella puede estar en peligro inminente
Reseña:Hija única ha sido un gran descubrimiento para mí y una novela adictiva que apenas me devoré en 48 horas.

La historia inicia con la vida normal de una joven llamada Rebecca que está viviendo un gran verano. Tiene trabajo, tontea con un chico mayor, comparte confidencias con su mejor amiga, aunque no todo es de color de rosa en su vida. Desde hace tiempo no deja de sentirse observada e incluso le parece haber visto algo extraño en su habitación. Y un día sin más, desaparece.
Una década después aparece una joven que dice ser Rebecca, aunque en realidad no es más que una impostora y es aquí cuando empieza la verdadera historia. Nuestra protagonista es una joven que realmente se parece a Rebeca, su parecido es tal que cuando la familia de la verdadera Rebecca la ve, cree ciertamente que es su hija desaparecida hace diez años.
Nuestra protagonista es una joven problemática que ha huido de casa y ha mal vivido en la calle debido a los problemas de los que huye. Cuando la policía la captura solo ve una salida a ese embrollo y es simular ser Rebeca, de esa manera piensa ganar tiempo hasta poder escapar, pero lo que en realidad no sabe es que la vida de la chica que ha reemplazado es mucho peor de la que ella huía.
Para fingir que es la joven secuestrada no le queda otra opción que investigar, adentrarse en la joven adolescente de hace diez años, aprenderse los nombres de su familia, ganarse la confianza de sus conocidos y por supuesto engañarlos a todos.
La historia, mientras nos cuenta como la impostora hace todo lo posible por mantener su engaño, también da saltos al pasado, a los últimos días de la verdadera Rebeca y lo que hizo ese verano, como una sesión de ouija para encontrar respuestas a la extraña presencia que ve en su habitación muchas noches y otros sucesos extraños que le sucede.
La novela es realmente adictiva y los saltos no llegar a cortar la historia, sino que te van aportando datos de lo que verdaderamente sucede en la vida de la chica y a los peligros que debe enfrentarse la impostora, pues lo que no sabe, es que la persona que le hizo daño a Rebeca diez años atrás, ahora también se ha fijado en ella.
Si os gusta la novela de intriga, sin duda, os la recomienda, es realmente adictiva.